¿Por qué es tan importante el agua en la alimentación?

El agua, junto con las vitaminas y minerales, es uno de los principales nutrientes de nuestro cuerpo.

El agua, junto con las vitaminas y minerales, es uno de los principales nutrientes de nuestro cuerpo. Si bien no aporta energía, su ingesta es clave tanto para la hidratación como para lograr una alimentación saludable, ya que interviene en funciones vitales del organismo, como la respiración, la transpiración, la fecundación, la circulación, , etc.

Sí. El agua es esencial para mantenernos hidratados y también cumple un rol vital en nuestra alimentación. ¿Sabías que entre el 20% y el 30% del agua que incorporamos al organismo proviene de los alimentos? La hidratación es quizás el factor más importante para una buena nutrición, ya que, entre otros beneficios, contribuye a disolver aquellos alimentos que no hemos masticado lo suficiente.

La mejor manera de incorporarla en nuestra dieta diaria es elegir alimentos ricos en agua, como frutas, verduras y sopas, pero, además, beber de manera pausada antes, durante y después de las comidas.

¿Te has parado a pensar cuánta agua tienen los alimentos que consumes? Algunas frutas y verduras contienen hasta un 90% de líquido. Por ejemplo: La sandía: 91,90%, el tomate: 93,90%, el pepino: 95,70%, el melón: 84,40%, y el pimiento 92,60%. Por eso es muy importante mantener una dieta rica en frutas y vegetales, porque sin saberlo dotas a tu cuerpo de las funciones básicas que el agua cumple en nuestro organismo: Ayuda a la digestión, absorbe y transporta los nutrientes que ingerimos con cada alimento, elimina toxinas y regula la temperatura.

Cuidar nuestra salud a partir de una alimentación consciente y reconocer el agua como recurso fundamental para la vida es otro paso imprescindible para construir hábitos saludables en tu día a día. Por eso en el post de hoy, os dejamos recomendaciones para incluir más agua en vuestras rutinas:

• Ahora que estamos en época de Invierno; toma mucho té y ayuda a tu cuerpo a entrar en temperatura. A media mañana o entre horas, un té o una infusión te ayuda a entrar en calor e hidrata a tu organismo.
• Toma agua del grifo: Tenemos la suerte de contar en Madrid con una de las aguas más ricas del mundo entero. Beber agua del grifo es la manera más económica de mantenerte hidratado y a la vez, la más segura, ya que pasó por diferentes análisis y procesos rigurosamente controlados antes de ser apta para el consumo.
• Bebe, aunque no tengas sed: la sed llega cuando ya has perdido al menos dos vasos de agua dentro de tu cuerpo. No esperes a tener sed. Hidrátate siempre que puedas, en el trabajo, llévate una botella de agua al escritorio. Y haz uso de ella, todo lo que puedas.
• Limita el consumo de bebidas azucaradas y el exceso de endulzante en tus infusiones. Si tienes sed, estos adictivos son lo último que tu cuerpo necesita.

Deja un comentario

0
    Tu pedido
    No has añadido ningún productoVolver a la carta